METALIZADO

El metalizado es la proyección de un metal fundido sobre otra superficie formando una capa de revestimiento.
Los metales más empleados para este recubrimiento son:

Zinc
Aluminio
Zinc / Aluminio
Cobre / Latón
Molibdeno
Inconel 625

Cualquiera de estos materiales suele venir en forma de alambre o en polvo, y el objetivo a alcanzar, es modificar las propiedades superficiales en origen, mediante la aplicación de una capa superficial de metal

¿ Para o por qué lo aplicamos el metalizado ?

Se busca mejorar alguna o varias propiedades tales como:

1.- Resistencia a la corrosión.
2.- Antidesgaste
3.- Anticalórica
4.- Conductividad Eléctrica
5.- Antideslizante

Uno de los principales campos de trabajo es el tratamiento anticorrosivo, y es muy apreciado en sectores como el eólico, naval, plataformas petrolíferas, aeronáutica.

¿ Cómo aplicamos el metalizado ?

El alambre que se proyectará sobre la superficie o sustrato, es alimentado a través de una pistola especial, y fundido por el calor de una llama de gas o arco eléctrico, luego atomizado por un chorro de aire comprimido.

En Sasyma Coatings, aplicamos la metalización con máquinas de gas o arco eléctrico.

VENTAJAS COMPETITIVAS

– Las piezas no se deforman al no necesitarse demasiado calentamiento.
– Se obtienen características especiales (anticorrosión, antidesgaste, anticalóricas, antideslizantes…) en la superficie, con independencia del material a tratar.
– El revestimiento metálico es rugoso lo que permite un buen anclaje de un revestimiento orgánico (pinturas).
– Recuperación dimensional de piezas mecánicas.
– Los revestimientos anticorrosivos cumplen satisfactoriamente las exigencias más extremas proporcionando.
– Una vida de 15 a 50 años sin mantenimiento adicional.